¿Quiénes Somos?

logo CCCM

 

El Consorcio Método CCCM

Resulta de la unión de las organizaciones Método Estudios Consultores S.L y La Campaña Colombiana Contra Minas (CCCM), quienes estableciendo como pilar fundamental la garantía de los Derechos Humanos, El Derecho Internacional Humanitario y siguiendo los principios de equidad, transparencia, corresponsabilidad, participación, creatividad y eficiencia, han aunado sus conocimientos, experiencias, recurso humano y herramientas técnicas y administrativas, para la gestión de programas y proyectos de desarrollo humano, que promueven la equidad social, económica y política de los distintos sectores poblacionales, con miras a generar un alto valor agregado para el desarrollo integral de nuestro país.


logo-metodoMétodo Consultores

Es una consultora de servicios avanzados en formación y proyectos de origen Español, con más de quince años de experiencia desarrollando iniciativas integrales de formación.

Manteniendo siempre una fuerte y constante apuesta por las soluciones más innovadoras y ofreciendo un servicio integral de consultoría y asistencia técnica en la preparación, presentación y ejecución de proyectos, individuales y de cooperación, financiados con fondos públicos nacionales e internacionales. El objetivo clave de su trabajo es buscar la financiación necesaria para desarrollar iniciativas y hacer realidad proyectos de países,  organizaciones e instituciones.

cccmLa CCCM

Nació en 1999 como una iniciativa ciudadana, voluntaria e independiente. Desde ese año es miembro de la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas (ICBL), una red global de organizaciones que trabajan para erradicar las minas antipersonal desde 1991 y que ganó el Premio Nobel de Paz en 1997.

La CCCM en el año 2000 se constituyó como una organización no gubernamental (ONG), e integró a su campo de acción los temas de desarme y las iniciativas que lo promueven como concepto y realidad para la humanidad, impulsando los valores de la Seguridad Humana y el Desarrollo mediante el fortalecimiento de políticas nacionales, estándares internacionales, asistencia a las víctimas y mitigación del impacto por el empleo, almacenamiento, producción, transferencia y destrucción de armas y artefactos explosivos, regulados o prohibidos por el Derecho Internacional Humanitario (DIH), usados para herir, mutilar o matar.